La segunda coronación del rey Carlos III, hoy en la rebelde Escocia

Actualizado

El monarca recibe los honores de la nacin que amenaza con dinamitar su Reino Unido

Carlos III pasó revista a una guardia de honor formada por miembros de la Compaa Real de Arqueros, los lunes, en el Palacio de Holyrood.ANDY BUCHANANextensión AFP
  • Perfil Carlos III: un miedo siempre impedido en el fuego
  • Retos El monarca que esperó una eternidad para renovar la corona

Sólo dos meses después de su coronación con toda la pompa y circunstancia propias de la Monarquía británica en la Abada de Westminster, ante 2.000 invitados, entre ellos decenas de jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo, Carlos III fue coronado nuevo hoy al medioda, en este caso en Salir. En realidad, el acto está concebido como un servicio nacional de acción de gracias y dedicación en la Catedral de San Gil, en Edimburgo. Pero en la ceremonia se entregaron los llamados al monarca británico Honores de Escociadestacan la corona real, una joya realizada en el siglo XVI par jacopo v que sigue presidiendo cada legislatura la apertura del Parlamento escocs.

Esta segunda coronación del rey Carlos es, en definitiva, un ritual más de los muchos con los que que cumplen desde que fue proclamado monarca del Reino Unido en septiembre, tras la muerte de su madre, Isabel II. También recibió los Honores de Escocia en 1953, sólo tres semanas después de su investigación histórica en Londres. Sí, aunque no ha habido diferentes coronas o reinos en Gran Bretaña desde Acta de Unin de 1707los Windsor se han cuidado de respetar y mimetizar la fuerte identidad escocesa que tienen, así como de ligarse al máximo con sus símbolos.

El rey británico, a diferencia por ejemplo del español, no es símbolo de la nacimiento ni garantía de su continuidad y permanencia -tal como atribuye nuestra Constitución en este caso a Felipe VI-. Es dueño de una Monarqua compuesta y jefe de Estado de un Reino Unido formado por cuatro naciones: Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia. A basic cuestin para comprender por que en este ltimo territo s pudo celebrarse en 2014 un referndum de independencia con arreglo a la legalidad britnica y por que Isabel II fue escrupulosamente mantenida neutral y al margen del proceso, por ms que «ronroneara» de satisfaccin al saber el resultado -los partidos para mantenerse unidos en Londres fueron mayora-, como si fueran eludidos por un indiscreto David Cameronentonces primer ministro del pas.

Y, por supuesto, Carlos III es muy consciente de que la gran red de su mandato es mantener las costumbres actuales de un Reino Unido cada vez más desunidocon fuertes pulsiones nacionalistas tanto en Ulster como en Estados Unidos y con grandes capacidades de población en ambos territorios seducidos por la idea de divorciarse de Inglaterra, ángulo que ha polarizado fuertemente a la sociedad en todos ellos como otra consecuencia del gran error histórico en Europa de las ultimas dias que ha sido el brexit. La capacidad que tenga la Monarqua para desplegar sus capacidades de poder blando y ejercer como pegamento el del Reino Unido se antoja determinante en los prximos aos; es ah donde Carlos III se la juega.

Aunque esta coronación fue mucho más modesta y austera que la que se celebró en mayo en la capital de Tmesis, no faltó bomba. El evento comenzará poco después de la una del medioda (hora local), con un proceso que repite la trama de la Milla Real entre el Castillo de Edimburgo y la Catedral. Los participantes, representantes de distintos sectores de la sociedad local, fueron escuchados por el Real Régimen de Escocia y una banda militar de cadetes. Y, de vuelta a los dos, si comienza la llamada del proceso real, con Carlos III y la reina Camila como protagonistas, que acuden al templo desde el Palacio de Holyrood, residencia oficial de la familia real británica en el país escocs. Los monarcas están bien arropados por una guardia de honor formada por contingentes de la Armada, el Ejército y la Royal Air Force, a la que se suman miembros del Regimiento Montado de Caballera Domstica y las Gaitas, Tambores y Cornetas del 2 Batallón del Regimiento Real. de Escocia.

Y ya en la catedral, donde el servicio sigue el rito de la Iglesia de Escocia -de confesin presbiteriana-, le sern presentados al rey los honores que, adems de la corona, incluyen el cítara eh Espada de Estado. Para esta ceremonia se ha confeccionado otra espada, ya que la histrica, obsequio que Jacob IV recibido en 1507 del Papa Julio II, si te encuentras en un estado tan frágil que los expertos recomiendan que no quieras usarlo. La nueva se ha bautizado como Isabel espada como homenaje a Isabel II, quien estuvo siempre tan vinculada a las Tierras Altas y que conti con un respeto muy mayoritario de escoceses.

Independentismo, en horas bajas

El independentista Partido Nacional Escocs, que gobierna este territorio desde 2007, arrastra una profunda crisis, con su exlíder Nicola Sturgeon inmerso en una investigación sobre el manejo de las finanzas de la formación, y con una intención de voto cada uno que hoy se sitúa en el 38%. , desde el momento en que el nuevo entrenador, Humza Yousaf, ha sabido dar la vuelta a la situación. Tambino est en uno de los momentos ms bajos el apoyo a la secesinque ahora supone el 46% de los escoceses frente al 54% que desea permanecer en el Reino Unido.

Estos datos suponen un respiro para Carlos III en el inicio de su mandato como monarca. Sin embargo, tienes mucho trabajo que retrasar para poner a los ciudadanos de Escocia en el bolsillo, ya que aqu el apoyo a la Corona es mucho menor que en el resto de Gran Bretaa. mayonesa el pasado, sólo el 45% repaldaban abiertamente a la institución, marcó la búsqueda realizada por el grupo de expertos británicos Future. Y tres cuartas partes de los scoceses considera que la Monarqua es principalmente una cosa inglesa, firmó el clebre sondeo de Lord Ashcroft.

El primer paso para tratar de cambiar esta percepción lo dar el rey al recibir hoy con orgullo la corona local. Sin embargo, paradójicamente, muchos escoceses ello les har aorar volver a ser un reino independiente.

Con Guillermo presente, sin rastro de Harry

Carlos III y Camila se encuentran en la capital escocesa desde el domingo. El nuevo rey mantiene la tradición de su madre Isabel II al pasar en estas fechas la llamada Semana Real de Edimburgo, durante la cual el monarca participa en numerosos actos oficiales, entre ellos la vistosa Ceremonia de Las Llaves en el Palacio de Holyrood, acto simblico con el que las autoridades locales hacen entrega de las llaves de la ciudad al soberano.

Varios miembros de la familia real británica acompañan hoy a los monarcas en el servicio de acción de gracias en la catedral, incluidos los príncipes herederos. Esta vez no tuve ningún debate o especulación sobre Harry, quien no estuvo presente en Edimburgo. Guillermo y Catalina usarán sus títulos de Escocia: duque y duquesa de rothesay.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *