Francisco condenó la «violencia injustificable» tras el asesinato del candidato presidencial en Ecuador

El Papa hizo un llamado «en favor de la paz» tras el crimen de Fernando Villavicencio.

El papa Francisco condenó hoy la «violencia injustificable» del asesinato de Fernando Villavicencio, el candidato presidencial de Ecuador baleado esta semana en Quito, y animó a todas las fuerzas políticas a unirse «en favor de la paz».

«Recibida la triste noticia del asesinato del señor Fernando Villavicencio, el Santo Padre desea hacer llegar un profundo pésame a vuestra excelencia, a la familia del difunto y a todo el amado pueblo ecuatoriano»; planteó un telegrama enviado por el secretario de Estado, Pietro Parolin, al arzobispo de Quito, José Espinoza Mateus.

«Asimismo, ante el sufrimiento causado por una violencia injustificable, que condena con todas sus fuerzas, Su Santidad hace un llamado a todos los ciudadanos y las fuerzas políticas para unirse en un esfuerzo común en favor de la paz»; agregó la misiva dada a conocer por el Vaticano.

Villavicencio, de 59 años, fue baleado esta semana al salir de un encuentro con simpatizantes en un colegio de Quito, en medio de una ola de violencia en Ecuador atribuida a una guerra entre bandas del narcotráfico, que también se libra en las cárceles.

Era uno de los ocho candidatos presidenciales y marchaba segundo o tercero, según las encuestas, que dan como favorita a la correísta Luisa González, para las elecciones del 20 de este mes.

Un candidato bajo amenazas

Fernando Villavicencio, candidato presidencial del movimiento Construye, denunció durante la campaña electoral que había recibido amenazas del grupo delictivo conocido como los Choneros y de su líder, alias Fito, a quien relacionó con el cartel mexicano de Sinaloa. Según dijo, tanto él como su equipo de campaña estaban en riesgo de muerte si seguía mencionando a Fito en sus declaraciones públicas.

“Ustedes son mi chaleco antibalas, yo no necesito, ustedes son un pueblo valiente y yo soy valiente como ustedes”, pronunció el candidato en un acto en Chone, precisamente el territorio original de la banda de los Choneros.

“Vengan, aquí estoy, dijeron que me iban a quebrar, aquí estoy… Que vengan los capos del narco, que vengan los sicarios”, proclamó Villavicencio vestido solo con una camisa azul.

Su lema de campaña “Es tiempo de valientes” aludía a su propuesta de luchar contra la corrupción y la acción del crimen organizado, si llegaba al gobierno, haciendo una depuración de las fuerzas de seguridad.

Ya había reportado también amenazas a su familia cuando dispararon contra la residencia de su familia en Quito en septiembre del año pasado.

La Fiscalía informó el miércoles por la noche, tras el asesinato, que seis personas fueron detenidas en allanamientos en Quito. El jueves se confirmó que los seis eran de nacionalidad colombiana.

Un sospechoso, aprehendido tras un intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad, murió después al ser trasladado a dependencias judiciales.

No se dieron a conocer las identidades de ninguno de los presuntos implicados. Las autoridades ecuatorianas tampoco informaron sobre líneas de investigación ni sobre los motivos. El presidente Lasso dijo poco después del ataque que el crimen organizado está detrás del ataque, aunque no dio ningún detalle.

Mirá también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *