Cumbre de la OTAN y actualizaciones en tiempo real sobre la guerra en Ucrania: Zelensky critica la «incertidumbre» sobre la membresía

En una reunión el lunes, Erdogan y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, acordaron centrarse en la migración y los refugiados, los lazos económicos y la posibilidad de abrir los viajes sin visa para los turcos en la UE, dijo un alto funcionario del gobierno. UE. . El funcionario, que habló bajo condición de anonimato ante breves reporteros, describió la reunión como un cambio hacia un tono más positivo.

Turquía es oficialmente candidata a miembro de la Unión Europea, estatus que ha mantenido durante dos décadas. El proceso quedó prácticamente congelado en 2018, cimentando una especie de frenesí entre el bloque y su vecino del este. Los dos están profundamente conectados, pero la relación entre ellos ha sido tensa.

La mayoría de los países de la UE consideran muerta la candidatura de Turquía a la UE, pero no han presionado para que sea oficial por temor a que pueda alejar aún más a Erdogan y dificultar las mejoras en áreas políticas clave como la cooperación, la energía y la migración. He aquí un vistazo a la historia de la candidatura de Turquía a la UE y dónde se encuentra ahora.

¿Por qué se congeló la oferta de Turquía?

Turquía solicitó convertirse en miembro de la entonces más pequeña Unión Europea en 1987; se le otorgó el estatus de candidato en 1999 y comenzó las negociaciones de adhesión en 2005. Las conversaciones de adhesión a la UE suelen ser largas, con un promedio de alrededor de 10 años. En el caso de Turquía llevan oficialmente 18 años en curso, aunque cinco de ellos han estado prácticamente suspendidos.

Las negociaciones se organizan en capítulos, o áreas de política, en los que la nación candidata busca cumplir con las leyes y estándares de la UE, generalmente a través de duras revisiones.

Las conversaciones de adhesión se basan en una serie de principios, conocidos como los criterios políticos de Copenhague, como el respeto de los derechos humanos, una democracia e instituciones que funcionen bien y el estado de derecho garantizado por tribunales libres e independientes. Estos son vistos como las piedras angulares para la afiliación al club.

La UE suspendió las conversaciones de adhesión con Turquía en 2018, citando la falta de progreso del país en materia de derechos humanos y estado de derecho. Esto se produjo después de que el liderazgo de Erdogan tomara un giro aún más autoritario en respuesta a un fallido intento de golpe de estado en 2016, con el despido de miles de funcionarios públicos y el cierre de cientos de organizaciones.

Entonces, ¿se puede resucitar la candidatura de Turquía a la UE?

Los diplomáticos de la UE creen que es muy poco probable que Turquía se una a la UE en el corto plazo, y dicen que los estándares del país sobre el estado de derecho y el respeto por los derechos humanos se han deteriorado en los últimos años.

Las relaciones hostiles de Turquía con sus vecinos Grecia y Chipre, ambos miembros de la UE, son otro problema importante. Aunque ambos países son miembros de la OTAN, los funcionarios turcos, incluido el propio Erdogan, cuestionan con frecuencia sus fronteras comunes y dicen que Turquía tiene derecho a más territorio, para indignación de Grecia.

Turquía también mantiene el control y las tropas en la parte norte de la isla de Chipre, que invadió en 1974, alegando intervenir para proteger a una minoría de habla turca. La comunidad internacional no reconoce su administración allí, y Turquía no reconoce a la República de Chipre, miembro de la UE y de las Naciones Unidas que gobierna los dos tercios del sur de la isla.

Los esfuerzos para resolver el problema de Chipre, uno de los conflictos congelados más intratables del mundo, se estancaron después de varios intentos. Para ser admitido en la UE, o incluso para hacer algún progreso real en esa dirección, Turquía probablemente tendría que reconocer a la República de Chipre.

Pero lo que también es evidente es que la UE ya no está de humor para expandirse hacia el este. Permitir la entrada de Turquía significaría integrar un gran país musulmán en el bloque y trasladar sus fronteras exteriores a Siria, Irán e Irak.

¿Qué podría pasar después?

Los expertos dicen que el marco actual de la relación UE-Turquía, todavía centrado en la candidatura de Turquía, crea falsas expectativas y decepciona a ambas partes, argumentando que sería mejor crear un nuevo tipo de relación especial entre el bloque y su vecino.

Pero la UE y Turquía tienen sus razones para ceñirse al marco existente. Los diplomáticos de la UE que ven a Turquía como clave para gestionar la migración y otros desafíos políticos importantes creen que incluso si el proceso nunca conduce a la membresía completa, puede ser un camino que valga la pena, vinculando a Ankara con Bruselas y brindando un marco para las conversaciones.

¡Si tan solo hablaran!

Lo que debería suceder a continuación es un nuevo compromiso, especialmente en términos de comunicación pública, entre el bloque y Turquía. La UE producirá un informe sobre el futuro de la relación, dijo el alto funcionario de la UE.

Los funcionarios dijeron que no hay ilusiones sobre cuán difíciles son las partes de la relación del bloque con Turquía, pero la reunión, no obstante, parecía un momento para restablecer el tono hacia lo más positivo.

Un cambio de rumbo en las relaciones UE-Turquía ayudaría a Erdogan a decir que ha mejorado la relación de Turquía con la UE, permitiendo que la UE refuerce la unidad de la OTAN al ayudar a la adhesión de Suecia, promoviendo su objetivo principal de apoyar a Ucrania contra la agresión de Rusia.