para Kim Jong-un, Rusia y Putin lograrán «una gran victoria» contra sus enemigos

El líder norcoreano Kim Jong-un aseguró a Vladimir Putin que Rusia logrará una «gran victoria» contra sus enemigos, durante una visita excepcional a ese país, que busca fortalecer sus relaciones, especialmente militares.

De momento no se comunicó nada sobre un posible acuerdo para la entrega de material militar norcoreano a Rusia a fin de apoyar su ofensiva en Ucrania, como Washington mencionó la víspera de esta reunión.

Después de la llegada de Kim a Rusia a bordo de su tren blindado, los dos líderes intercambiaron un apretón de manos y visitaron las instalaciones en el cosmódromo de Vostochni, incluyendo un taller de ensamblaje de cohetes Angara rusos de nueva generación.

Durante unas dos horas sostuvieron discusiones oficiales con sus delegaciones y luego cara a cara. Después participaron en una cena en honor del líder norcoreano.

«Estamos convencidos de que el ejército ruso y el pueblo ruso obtendrán una gran victoria en la lucha justa para castigar a los grupos malignos que persiguen la hegemonía y la expansión», dijo el líder norcoreano frente a su homólogo ruso.

También elogió al «heroico» ejército ruso, implicado en la operación en Ucrania desde más de un año y medio.

Frente a Kim, Putin hizo un brindis en tono solemne por el «futuro fortalecimiento de la cooperación» con Pyongyang, de pie detrás de una larga mesa, rodeado de altos funcionarios rusos y norcoreanos.

El líder norcoreano Kim Jong-un aseguró a Vladimir Putin que Rusia logrará una «gran victoria» contra sus enemigos. Foto Reuters

Según Putin, el líder norcoreano asistirá a una demostración de la Armada rusa en Vladivostok, y visitará fábricas de equipamiento aeronáutico «civiles y militares» en la región del Lejano Oriente.

Putin dijo que ve «perspectivas» de cooperación militar con Corea del Norte, a pesar de las sanciones internacionales a Pyongyang, aislado debido a sus programas nucleares y de misiles.

«Rusia respeta todas estas restricciones. Pero hay cosas de las que definitivamente podemos hablar, las estamos discutiendo (…)también hay perspectivas», dijo a la televisión estatal rusa.

Se trata de la primera reunión de los dos líderes desde un viaje anterior de Kim Jong-un a Vladivostok en 2019. Washington teme que la reunión propicie la entrega de armas norcoreanas a Moscú para sus operaciones militares en Ucrania.

En ese sentido, Washington expresó este miércoles su «preocupación» ante una colaboración militar entre Moscú y Pyongyang.

«Estamos evidentemente preocupados por cualquier nueva relación de Defensa entre Corea del Norte y Rusia», dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

Su homólogo en el Departamento de Estado, Matthew Miller, también mostró su inquietud de cara a una eventual cooperación en el ámbito de los satélites, lo que «supondría una violación de varias resoluciones de la ONU».

En ese caso, «no dudaremos» en imponer sanciones contra Pyongyang y Moscú, afirmó Miller.

Kim calificó el miércoles la cumbre como un» trampolín» para fortalecer las relaciones ruso-norcoreanas y dijo que hará de los lazos con Rusia la «máxima prioridad» de su diplomacia.

Vladimir Putin y Kim Jong-un. Foto APVladimir Putin y Kim Jong-un. Foto AP

«Aprovecho esta oportunidad para afirmar que siempre estaremos con Rusia», insistió.

Los ministros rusos de Defensa, Serguéi Shoigú, y de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, participan en las discusiones, así como el de Industria, Denís Manturov.

Kim Jong-un, que salió de la capital norcoreana el domingo por la noche, llegó al cosmódromo junto a una delegación de altos funcionarios militares.

Se trata de su primer viaje al extranjero desde el comienzo de la pandemia de covid-19.

Mientras Kim está en Rusia, Corea del Norte disparó «un misil balístico no identificado hacia el Mar del Este el miércoles», dijo el Estado Mayor Conjunto en Seúl, usando el nombre coreano para el Mar de Japón. Tokio mencionó por su parte el lanzamiento de dos misiles balísticos.

La elección del cosmódromo para celebrar este encuentro es simbólica. El miércoles, Putin planteó la posibilidad de que Rusia ayude a Corea del Norte a construir satélites, después de que Pyongyang fracasara recientemente dos veces en poner en órbita un satélite militar espía.

«Por eso vinimos aquí. El líder de Corea del Norte muestra un gran interés en la tecnología de cohetes. Están tratando de desarrollar su programa espacial», dijo Putin, según las agencias de noticias rusas.