El líder de los Proud Boys, condenado a 22 años de prisión por el asalto al Capitolio

Enrique Tarrio, líder del grupo extremista norteamericano Proud Boys, ha sido condenado este martes a 22 años de prisión por conspiración sediciosa durante al asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021. Tarrio, natural de Miami, con raíces cubanas, es el último integrante de este grupo radical en ser sentenciado, tras la condena de otros tres miembros la semana pasada. Estos recibieron penas de entre 15 y 18 años de prisión. La Fiscalía había pedido para él 33 años.

Tarrio pidió perdón por la violencia de aquel día y lamentó lo que ahora califica como «una vergüenza nacional», sobre todo por las agresiones a agentes de policía. Para el juez no fue suficiente. Timothy Kelly dijo, al dictar sentencia: «Me alegra que sienta pesar por lo que les ocurrió a los agentes de la ley ese día, pero no tengo ninguna indicación de que sienta remordimiento por los delitos específicos de los que fue hallado culpable, que son conspiración sediciosa y conspiración para obstruir el traspaso de poderes».

Los Proud Boys (en inglés, «Muchachos Orgullosos») son un grupo violento conformado en 2016 que, según la Fiscalía, se desplegó en Washington para tratar de invalidar los resultados de las elecciones presidenciales del año anterior e impedir así el traspaso de poderes constitucional de Donald Trump a Joe Biden. Todo esto se dio entre falsad denuncias de fraude por parte de Trump y sus asesores.

El 4 de mayo de este año Tarrio fue declarado culpable por un jurado en Washington, y aguardaba sentencia. La Fiscalía había pedido 33 años. El director del FBI, Christopher Wray, dijo tras su veredicto de culpabilidad que «este caso representa un paso crucial para castigar penalmente a aquellos que intentaron socavar el traspaso pacífico de poderes el 6 de enero de 2021». El ministerio fiscal describió a Tarrio, de 39 años, como el urdidor de un complot para revertir la victoria electoral de Biden por la fuerza, con intimidación en las calles de la capital.

Arrestado antes del saqueo

Tarrio no estaba en Washington el día del saqueo, pero los fiscales argumentan que planificó el despliegue del grupo y organizó sus movimientos desde la distancia. En realidad no estaba en Washington no porque no lo quisiera, sino porque un juez se lo prohibió. Tarrio, residente en Miami, había sido arrestado dos días antes del saqueo por un caso separado, motivado por destrucción de propiedad y de intento de posesión de un cargador de munición de alta capacidad en la capital.

Tarrio y otros miembros de los Proud Boys había robado y quemado una pancarta del movimiento anti racista Black Lives Matter de una iglesia afroamericana en Washington en diciembre de 2020, y por eso fue imputado entonces. Tarrio fue arrestado el 4 de enero de 2021, y durante la detención, la Policía encontró dos cargadores de armas de fuego de alta capacidad en su mochila. El juez le impidió después entrar en la capital dado que había convocadas protestas contra la victoria de Biden. Meses después Tarrio se declaró culpable en aquel primer caso y fue condenado a cinco meses de prisión.

Este otro caso por el que ha sido condenado ahora forma parte de una investigación más amplia sobre el intento de invalidar las elecciones de 2020, que incluye el arresto de 1.100 personas por parte del FBI y la reciente imputación del expresidente Trump y varios de sus socios. De momento, hay más de 600 condenas por esta macrocausa.

Según los fiscales, durante aquel asalto, decenas de integrantes de los Proud Boys fueron los primeros en ingresar ilegalmente dentro del Capitolio, lo que provocó la evacuación de diputados y senadores, y la interrupción de una sesión conjunta de las dos cámaras, que se reanudó después y que acabó proclamando la victoria de Biden. Este accedió a la presidencia el 20 de enero.

Más condenas

Los abogados de Tarrio negaron en el juicio la existencia de un complot para atacar el Capitolio y argumentan que no hay pruebas que demuestren que el finalmente condenado dirigió a sus seguidores para infiltrarse en el recinto. La Fiscalía aportó mensajes privados interceptados a Tarrio que demuestran que instó a los suyos a hacer «lo que deba hacerse». Tarrio es el último de cinco miembros de los Proud Boys en ser condenado por el saqueo. Otros tres líderes del grupo fueron declarados culpables de conspiración sediciosa. Un quinto fue absuelto de ese cargo, pero condenado por otros delitos.

Según los fiscales, durante aquel asalto, decenas de integrantes de los Proud Boys fueron los primeros en ingresar ilegalmente dentro del Capitolio

El juez federal, Timothy Kelly, ha impuesto sentencias considerablemente más bajas que las solicitadas por el Ministerio de Justicia. Durante el juicio de los Proud Boys, la Fiscalía mostró imágenes que presentaban a los lugartenientes de Tarrio en primera línea de asalto al Capitolio, rompiendo barreras, rompiendo ventanas y agrediendo a la Policía para abrir brechas de entrada. En septiembre de 2020, el expresidente Trump dijo en televisión que los Proud Boys debían estar «atentos». En noviembre y diciembre de 2020 protestaron en Washington.

Posteriormente, Tarrio creó una sección especial del grupo llamada Ministerio de Defensa Personal. Después del ataque al Capitolio, Tarrio y los otros condenados se atribuyeron la responsabilidad y el éxito en redes sociales y chats cifrados, obtenidos por la Fiscalía.